No has iniciado sesión  |  Acceder 
Inicio - Logotipo

BLOG

QUÉ VISITAR EN BARCELONA: EL PARQUE GÜELL

por Josilaine de Oliveira, a 31 . 1 . 2017

portada articulo prf

Si has decidido visitar esta magnífica ciudad y no sabes muy bien qué ver en Barcelona, uno de los lugares más emblemáticos y de imprescindible visita es el Parque Güell.

Historia del Parque Güell

El parque se sitúa en la Colina del Carmel, donde el conde Güell tenía un terreno de su propiedad de más de 17 hectáreas. La confección de este enorme jardín fue a cargo del famoso arquitecto Antonio Gaudí junto a sus colaboradores, Josep Maria Jujol, Francesc Berenguer, Joan Rubió, Llorenç Matamala y el contratista Josep Pardo i Casanovas.

Gaudí aprovechó el desnivel de 60 metros que tiene la colina para proyectar un camino de elevación espiritual, donde se situaría una capilla en la cima de la colina. Esta capilla no se llegó a construir, pero se hizo el "Turó de les Tres Creus" conocido también por el Monumento al Calvario que son tres cruces, de las cuales dos señalan los puntos cardinales y la otra apunta hacia el cielo. Es el punto más alto y donde se puede tener una panorámica de la ciudad de Barcelona espectacular que te puede dejar sin aliento.

Monumento al Calvario Parque Güell Barcelona

Finalmente, el parque fue inaugurado en el 1922, y en el 1984 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Detalles sobre su singularidad

Si conoces un poco sobre las obras de Gaudí, sabrás que es un famoso arquitecto de la época del modernismo, donde el movimiento y el color era muy importante. Este estilo lo podemos encontrar en el parque en todos los rincones. Nada más llegamos a la entrada podemos ver una puerta de hierro y dos edificios a los lados y la majestuosa escalinata.

Entrada Parque Güell Barcelona

Cuando entras al parque, encontramos el famoso dragón en la escalinata, que junto a la Sagrada Familia, se han convertido en el símbolo de Barcelona. Aunque todo el mundo lo llama dragón, en realidad es un enorme lagarto decorado con mosaico de colores y que echa agua por la boca. Es casi obligatorio hacerse la típica foto al lado del lagarto tocando el agua.

Dragón Lagarto Parque Güell

Al subir las escaleras podemos encontrar la sala Hipóstila con un total de ochenta y seis columnas y medallones decorativos en el techo entre ellas. Como curiosidad, todas las columnas tienen una cierta inclinación, que no se repite, y ninguna tiene un ángulo recto respecto del suelo, son todas desiguales. Es gracioso ver a todos los visitantes con la boca abierta mirando todos los elementos decorativos.

Sala Hipóstila Parque Güell Barcelona

Encima de esta sala se sitúa la Plaza de la Naturaleza que tiene un enorme banco de 110 metros de longitud, el cual se asemeja bastante a una serpiente recubierta por pequeñas piezas de cerámica. Desde este punto se puede ver también toda la ciudad condal, como la torre Agbar o la Sagrada Familia, que son otros lugares que os recomendamos ver en Barcelona. Aquí nos podemos hacer otra foto muy típica, la de ponerse de espaldas y tener la ciudad abajo, como si la ciudad de Barcelona estuviera a nuestros pies.

Banco Parque Güell Barcelona

Sus tres viaductos son otra de la característica de este colorido parque. El viaducto del Algarrobo es de estilo barroco y es bastante interesante ya que, gracias a la inclinación de las columnas y la perfecta repartición del peso, se recrea una ola del mar.

Viaducto Algarrobo Parque Güell Barcelona

Los otros dos viaductos son el de las Jardineras, de estilo románico, y el del Museo, de estilo gótico. Los tres viaductos tienen tal anchura que podían circular carruajes sin ningún problema. Para acabar de recorrer las singularidades de este parque, encontramos el Museo Gaudí donde se intentó recrear el lugar y ambiente donde vivía el arquitecto, hasta meses antes de su muerte, con muebles diseñados por él y diversas obras que pudieron agrupar.

Como habréis podido observar, el Parque Güell es un lugar mágico y de ensueño en el que os quedaréis absortos y boquiabiertos con su majestuosidad y con las magníficas panorámicas de la ciudad. Desde octubre del 2013 para entrar en esta zona hace falta comprar una entrada. Os recomendamos que la compréis por Internet en la página web oficial ya que te ahorras grandes colas (solo pueden entrar 400 personas cada media hora) y los precios son un poco más reducidos que en taquilla.

¡Si todavía no sabes qué ver en Barcelona, os animamos a que conozcáis este lugar tan emblemático y todos sus secretos!

ENLACES DE INTERÉS

Si desea que su web aparezca en esta sección póngase en contacto con nosotros.